Gran Consumo

Humor, mujeres y Lydia Valentín, ingredientes de la nueva campaña de Pavofrío

05 Abril 2018

“Fantasmas” es el título de la nueva campaña de Pavofrío, que gira en torno al concepto “No alimentemos los miedos, alimentemos otro modelo de mujer” y con el que la marca de Campofrío pretende virar la atención hacia cuatro tensiones sociales con las que se identifican las mujeres en las distintas etapas de su vida y que, en muchas ocasiones, determinan su manera de vivir.

Humor, mujeres y Lydia Valentín, ingredientes de la nueva campaña de Pavofrío

Si en la campaña “Deliciosa Calma” se puso el foco de la conversación en el estrés de las mujeres y en “Mensaje al Futuro” se subrayó la importancia de mantener la confianza y la seguridad de las mismas, este año el propósito es invitar a las mujeres a ahuyentar el miedo a no encajar en los modelos sociales preestablecidos, que en muchas ocasiones les impide vivir la vida que desean. 

Para esta ocasión, Pavofrío ha contado con la colaboración de Lydia Valentín, la campeona del mundo de halterofilia, quien aparece en la parte final del anuncio exclamando la palabra “iros”. 

Además, Pavofrío trasladará el mensaje del anuncio a la realidad y llevará a cabo un encuentro en Madrid el 18 de abril en el que más de 20 mujeres representativas de distintos ámbitos de la sociedad española leerán en voz alta extractos de grandes obras literarias, para liberarse de los fantasmas y mostrar un mensaje de unidad frente a las tensiones sociales. 

Además, con la colaboración de cuatro populares ilustradoras, se plasmarán los fantasmas de la campaña en una serie de ilustraciones con fin solidario: recaudar fondos para la Fundación Ana Bella, una organización que ayuda y empodera a mujeres que han sufrido violencia de género para emprender una vida digna y feliz. 

Las ilustraciones se presentarán durante el encuentro mencionado anteriormente y se subirán en la página web oficial de la campaña, fantasmasdelmasaca.com, donde, por cada descarga, Pavofrío se comprometerá a donar 1 euro a la ONG, estableciendo un compromiso máximo de 10.000 euros. 

Compartir este contenido