Tendencias

Un informe vaticina una tormenta perfecta para las empresas globales

08 Febrero 2018

El nuevo informe de Bain & Company “Labor 2030: The Collision of Demographics, Automation and Inequality” avecina una tormenta perfecta para las empresas globales: la combinación del envejecimiento de la población, la adopción de nuevas tecnologías de automatización y el aumento de la desigualdad podrían colisionar y desencadenar la mayor perturbación que ha experimentado el mundo en los últimos 60 años.

Un informe vaticina una tormenta perfecta para las empresas globales

La abundancia de trabajo que ha impulsado el crecimiento económico desde la década de los Setenta (impulsada por la incorporación de las mujeres al mercado laboral, la apertura de China e India y la generación de los ‘baby boomers’) se está reduciendo. La mayoría de la población activa mundial está envejeciendo rápidamente, lo que está desacelerando el crecimiento de la fuerza de trabajo.

A medida que el tamaño total de la fuerza de trabajo se estanca o disminuye en muchos mercados, el impulso del crecimiento económico debería disminuir. Si lo hace, los gobiernos se enfrentarán a grandes desafíos, incluidos los crecientes costes de la atención médica, las pensiones de jubilación y los altos niveles de deuda. En el lado positivo, los bajos salarios de los trabajadores de mediana o baja cualificación en las economías avanzadas deberían beneficiarse de la simple economía de una mayor demanda y menor oferta.

Ante la creciente escasez de mano de obra, es probable que las empresas y los inversores recurran cada vez más a las tecnologías de automatización, lo que a su vez aumentaría la productividad laboral en un promedio del 30 por ciento, en comparación con 2015, con un impacto creciente a lo largo del tiempo.

Pero para crecer, las economías necesitan que la demanda coincida con el aumento de la producción. El análisis de Bain muestra que es probable que la automatización impulse el potencial de producción muy por encima del potencial de demanda. En el escenario base, la rápida difusión de la automatización puede eliminar entre un 20 y un 25 por ciento de los empleos actuales -lo que equivale a 40 millones de trabajadores desplazados- y afectar al crecimiento salarial de muchos más trabajadores.

Es probable que los beneficios de la automatización correspondan solo a aproximadamente el 20 por ciento de los trabajadores, principalmente trabajadores altamente cualificados y altamente remunerados, así como también a los propietarios de capital. La creciente escasez de trabajadores altamente cualificados puede aumentar sus ingresos aún más en relación con los trabajadores menos preparados. Como resultado, la automatización tiene el potencial de aumentar significativamente la desigualdad de ingresos y, por extensión, la desigualdad de la riqueza.

Cómo la desigualdad de ingresos amenaza el crecimiento

La desigualdad tiene muchas causas posibles. Por un lado, en las poblaciones que envejecen generalmente aumenta la desigualdad de la riqueza porque los hogares más antiguos tienden a tener niveles más altos de riqueza acumulada en comparación con un hogar más joven en un nivel socioeconómico similar.

El impacto de la automatización en los ingresos varía. El escenario base del informe de Bain & Company, en el que la automatización desplaza del 20 al 25 por ciento de los trabajadores en EE. UU., afectará de forma más acusada al segmento más bajo.

El análisis de Bain & Company muestra que es probable que los trabajadores que actualmente ganan entre 30.000 y 60.000 dólares anuales experimenten la mayor disrupción de la automatización: hasta un 30 por ciento podría ser desplazado. Se espera que la automatización tenga un impacto menor en aquellos con ingresos entre 60.000 y 120.000 dólares al año y el menor impacto negativo se registrará en aquellos que ganan más de 120.000 dólares.

Implicaciones para las empresas

Bain & Company ha identificado ocho implicaciones empresariales prácticas que se derivan del escenario base de informe:

-Hay que ser cauteloso con el siguiente impulso del mercado: la volatilidad aumentará. Los equipos de liderazgo pueden prepararse para un clima de negocios más turbulento haciendo que la resiliencia sea una prioridad estratégica mayor que en los últimos años.

-Es probable que los mercados de clase media se erosionen. Las empresas de bienes y servicios de consumo necesitarán replantear cuidadosamente su lugar en el espacio socioeconómico porque es probable que el panorama cambie a mediados de la próxima década a medida que las inversiones en automatización comiencen a disminuir.

Se debe esperar un aumento de velocidad en la subida de los tipos de interés. La demanda de capital para respaldar la automatización en la próxima década, combinada con una demografía cambiante, podría inclinar temporalmente a algunas economías hacia un crecimiento limitado por la oferta y provocar un aumento en los tipos de interés. Los líderes empresariales y los inversores que piensen en esperar y ver qué sucede podrían tener muy poco tiempo para reaccionar.

-La automatización podría alimentar un boom de 10 a 15 años seguido de una quiebra. Bain & Company espera que la inversión en nuevas tecnologías de automatización a partir de la próxima década siga el mismo patrón que todas las grandes olas de inversión de capital. La primera parte de esta ola de inversión creará grandes oportunidades para las empresas y los inversores.

-La mano de obra altamente cualificada y de altos ingresos se volverá cada vez más escasa. A medida que crece la competencia por el talento, las empresas líderes invertirán más para atraer, desarrollar y retener los escasos talentos de alto nivel y garantizar que su fuerza de trabajo sea lo más productiva posible.

-El crecimiento del gasto de los ‘baby boomers’ alcanzará su punto máximo en los años 2020 antes de disminuir gradualmente. Durante la próxima década, las empresas y los inversores deben ser conscientes del estancamiento potencial del crecimiento de la demanda hacia el final de la década, en combinación con otros factores de riesgo que podrían comenzar a surgir en otras partes del panorama macroeconómico.

-Es probable que haya más regulación gubernamental en más lugares. Para las empresas y los inversores activos, una regulación más estricta o la aplicación de leyes antimonopolio puede dificultar el aumento de la escala y limitar la diversificación. En particular, las empresas de tecnología a gran escala se enfrentarán un continuo escrutinio debido a su tamaño y poder competitivo a pesar del importante valor que han creado para los consumidores.

-Los conflictos intergeneracionales se incrementarán potencialmente, atrayendo negocios. Para las empresas y los inversores, las subvenciones del gobierno para respaldar mejor a un grupo u otro pueden indicar patrones de gasto crecientes o decrecientes y oportunidades comerciales. Por el contrario, un cambio en el equilibrio de las subvenciones a los hogares con miembros en edad de trabajar puede disminuir las oportunidades para los bienes y servicios centrados en la tercera edad.

-Las empresas, los equipos de gerencia e incluso los accionistas pueden verse atraídos por las subvenciones del gobierno mientras lidian con las obligaciones de las pensiones existentes, la escasez de trabajadores altamente cualificados, la presión social para enfrentar la pérdida de empleos y la disminución de ingresos entre los trabajadores de baja o mediana capacitación.

Compartir este contenido