Tendencias

Las personas deportistas pagan más por su alimentación y realizan más actos de consumo

12 Abril 2018

La práctica regular de deporte modifica nuestros hábitos de consumo, y eso repercute en el gasto que hacemos en alimentación. Esta es una de las principales conclusiones del informe “Food of the Nation” de la consultora Kantar Worldpanel, el estudio sobre hábitos de consumo de la población española, que analiza los cambios en nuestros patrones de alimentación desde 2012.

Las personas deportistas pagan más por su alimentación y realizan más actos de consumo

El análisis, realizado sobre mayores de 35 años, revela que aquellos que practican deporte de forma habitual (tres o más veces por semana) realizan 90 actos de consumo más al año que aquellas que se declaran sedentarias. Estos consumos adicionales se realizan sobre todo entre horas (+30,4%), mientras que se reducen un 6,7% en comidas principales (desayunos, almuerzos y cenas). Además, pagan un 6% más en sus comidas, ya que el precio medio de cada ingesta entre deportistas es de 4,13 euros/kg, frente a los 3,89 euros/kg de no deportistas.

“Lejos de ser un comportamiento nicho, estamos hablando de una cuarta parte de la población española que se declara activa y que está amplificando las tendencias de alimentación y estilo de vida saludable”, señala Verónica Valencia, 'worldpanel usage director' y experta en hábitos de consumo, “lo que abre nuevas oportunidades de crecimiento para mercados y marcas que sepan anticiparse y adaptarse a este perfil”.  

El informe profundiza en los patrones de consumo de estos individuos para constatar su papel como 'early adopters' de tendencias saludables: sus platos son más caseros (+4%), cocinan más al vapor (+46,2%), a la plancha (+8,4%) y en guisado (+6,3%), y consumen más proteínas (+3%) y menos azúcar (-15%) que la media de la población. En el menú, eso se traduce en que consumen el doble de ensaladas de arroz y legumbre, pero también más sepia, salmón, atún o bacalao. Los platos que menos destacan en sus dietas son las patatas fritas (-38%), la paella (-13%), la ternera (-11%) o el cerdo (-11%).

“Estamos ante una población cada vez más concienciada con el cuidado de la salud a través de la alimentación y el efecto inmediato lo vemos en nuestras rutinas diarias", señala Valencia. “Modos de cocción con menos necesidad de grasa, reducción del azúcar en la cesta de la compra y búsqueda de opciones más saludables en los momentos de mayor indulgencia como el 'snacking' o el picoteo son cambios que ya están aquí y que vemos de forma más evidente entre quienes más se cuidan, los deportistas”.

Compartir este contenido